Today is gonna be the day.

Estaba bastante nervioso, a pesar de que no era gran cosa aquel trabajo. Sin embargo, necesitaba de verdad que aquello funcionase y que las cosas comenzaran ir bien en su vida, que tenía miedo de estropearlo de alguna forma. Además, la señora Tomlinson había dicho que Louis estaría allí por si tenía que recurrir a alguien. Y eso en vez de animarle le había puesto mucho más nervioso, claro. Suspiró y tomó uno de sus gorros antes de salir y cruzar la calle hasta la casa vecina. Compuso una perfecta sonrisa, y tocó el timbre.



© T H E M E